policialesEn un hecho ocurrido este jueves 18 de mayo, desde la Comisaría II dan cuenta de un hurto calificado, resultando 
damnificado Luis O, quien denuncia que siendo 12:15 horas en momentos en que regresó a su domicilio de calle 21, se percata de que personas desconocidas habían ingresado a su domicilio, en lo que aparenta por la puerta trasera del patio, luego de haber saltado un tapial que da a una finca abandonada, quienes luego de revolver las habitaciones de su casa, sustrajeron la suma de $6.000 en efectivo, alhajas y un teléfono celular.

Consultado por Radio Las Parejas, Luis Oberti contó que regresó a su domicilio y se encontró con la casa abierta y toda revuelta, «pero todo, absolutamente todo ´patas para arriba´», indicó; «me había ausentado a las 10.30hs, al parecer entraron por el patio, está forzada la puerta de aluminio de atrás, el perro estaba en el frente y por ahí no ingresaron», contó.

Luis mencionó que le llevaron «una importante suma de dinero, alhajas de oro que eran recuerdos familiares y un celular que estaba cargándose, también un par de zapatillas sin usar del nene», enumeró; «todavía no terminamos de ver si falta algo más, porque está todo tan revuelto que hasta ahora no nos dimos cuenta si falta otra cosa», agregó Oberti.

«Lamentablemente somos uno más  de los que sufrimos la inseguridad, y tenemos que decir gracias a Dios no pasó a mayores, pero estas lacras inmundas se meten en cualquier lado y te violan la intimidad», expresó; «hay dos cámaras cerca, la Policía se iba a llevar las imágenes, ellos hicieron las pericias necesarias, y el único movimiento extraño que había era un auto gris con vidrios polarizados que estuvo durante mucho tiempo en la casa de un vecino, le resultó raro porque no lo conocía, pero no se dio cuenta de tomar el número de patente», indicó, destacando que uno «nunca prevé un robo», concluyó.

 

Otros hechos de inseguridad 

En otro orden, una vecina, Hilda S. hizo público su reclamo en los micrófonos de Radio Las Parejas, dando cuenta que hace aproximadamente veinte días atrás, en su domicilio de Avda. 21 al 500, «estábamos con mi marido almorzando, y ese momento unos desconocidos se metieron al galpón que tenemos», dijo; «estaba abierto el portón y se llevaron una amoladora, un taladro y también quisieron llevarse una perforadora», enumeró; «parece que entraron y salieron, y decidimos no hacer la denuncia, llamamos a la Policía y nos dijeron que iban a ir a ver, pero hasta ahora nada, nunca nos llamaron», reclamó la mujer; «hasta nos dijeron que iban a pedir a la Municipalidad las cámaras que están en la esquina para ver si descubrían algo», expresó.

 

Otro hecho de inseguridad se registró en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, con la sustracción del turibulo, un elemento que se utiliza para el incienso en el rezo de la Santa Misa, y el Padre Andrés Solís comentó, además, la faltante de herramientas que son utilizadas en las refacciones que se están realizando actualmente, tales como martillos, cortafierros y dos prolongaciones. 

 

 

Comments

comments